La visión de Andrea

Public Health


Recuperarse del COVID-19 y abordar las marcadas disparidades de salud de Boston.

Todos los habitantes de Boston han sentido los impactos del COVID-19, pero las comunidades de color de Boston – particularmente las comunidades negras y latinas – han sido las más afectadas. Estas disparidades de salud no aparecieron de la noche a la mañana. La esperanza de vida promedia para un Bostoniano que vive en Back Bay es de 92 años, mientras que en Roxbury es de solo 59 años. Una diferencia de 33 años en la esperanza de vida, a solo unas millas de distancia. Como concejal que representa a gran parte de Dorchester y Mattapan, y partes de Roslindale y Jamaica Plain, Andrea ha visto estas asombrosas desigualdades en salud de primera mano y las enfrentará de frente como alcalde, con un enfoque claro en los determinantes sociales de la salud, incluyendo seguridad económica, acceso a alimentos saludables, empleos y viviendas de calidad y atención médica equitativa.

Boston es el hogar de hospitales de clase mundial y organizaciones de atención médica y está a la vanguardia de las políticas y prácticas en todo el espectro de la salud. Debemos aprovechar la experiencia, la innovación y los recursos incomparables dentro de nuestra ciudad para que todos los Bostonianos no solo puedan acceder a una atención de calidad y asequible, sino también vivir en comunidades seguras y saludables.

Como alcaldesa, Andrea va a:

Garantizar el acceso a atención médica de calidad para todos los Bostonianos. Particularmente en la era de COVID-19, es fundamental que Boston se asocie con miembros y organizaciones de la comunidad para identificar soluciones y ayudarnos a invertir en nuestros centros de salud comunitarios, construir asociaciones más sólidas con nuestros hospitales líderes y escalar modelos de entrega creativos como telesalud y servicios móviles, soluciones que hacen que la atención sea más accesible para quienes más la necesitan.

Afrontar el racismo como una crisis de salud pública. Las desigualdades en salud de Boston tienen sus raíces en el racismo sistémico. Esto es claro si estamos mirando la esperanza de vida, las tasas sorprendentemente altas de mortalidad materna negra y complicaciones durante el embarazo, o que los hombres negros tienen una probabilidad desproporcionada de morir a causa de la violencia relacionada con las armas de fuego. Andrea tendrá la intención de cambiar políticas, prácticas y presupuestos para erradicar las desigualdades sistémicas y el racismo sistémico en asociación con las comunidades más afectadas.

Abordar la inseguridad alimentaria y los desiertos alimentarios. El acceso a alimentos, y alimentos saludables, es un factor importante de las desigualdades en salud en Boston. Andrea fortalecerá la Oficina de Acceso a los Alimentos y se asegurará de que la Ciudad esté haciendo más para enfrentar la importancia crítica de la raza, la etnia y la cultura en el acceso a los alimentos, la calidad de los alimentos y el impacto de los desiertos alimentarios en nuestras comunidades.

Ampliar el acceso a servicios de recuperación y atención de salud mental y traumatológicos. Boston debe desarrollar e invertir en nuevas estrategias para apoyar a los residentes que sufren los impactos de la violencia doméstica, la violencia con armas de fuego o el uso de sustancias, y que sufren de problemas de hogar a menudo causados por estos otros problemas. Andrea reasignará los fondos de la policía a estas iniciativas críticas, descentralizará los servicios de recuperación del South End para que sean accesibles en toda la ciudad y se asegurará de que los servicios de salud mental reciban el apoyo que merecen del Ayuntamiento.

Splash Video